martes, 29 de enero de 2013

ANÁLISIS E INVESTIGACIÓN DE LA EXPRESIÓN NEO TESTAMENTARIA “VENGO PRONTO”



 Autor: Vitalie Mindru 

Introducción
                       
A lo largo de la historia los creyentes sinceros esperaron el pronto regreso de Jesús, apoyándose en su promesa y en sus palabras del libro de Apocalipsis “vengo pronto”. Pasaron más de 1900 años desde que Jesús hizo esta declaración, sin embargo su segunda venida todavía no ha ocurrido.
Partiendo de una inquietud personal y de una inquietud general me propuse investigar el asunto temporal de la segunda venida. El presente trabajo de investigación se propone hacer un análisis exegético de la expresión e;rcomai tacu. También analizar el factor tiempo en la Biblia y sobre todo el uso de la palabra kairos en el libro de Apocalipsis.
Después se presentara un resumen sobre la interpretación histórica de las palabras de Jesús vengo pronto. Al final se sacaran algunas conclusión y se ofrecerá una interpretación a la expresión e;rcomai tacu.


I.       Análisis de la palabra pronto en el NT

En este capítulo se hace un análisis de la palabra tacoj  en sus  diferentes formas (sustantivo, adverbio, etc.), para comprender mejor que quiere decir esta palabra y también ver cuál sería su mejor traducción.

1.      El análisis y la traducción del tacoj, tacu y e;rcomai tacu

La palabra tacoj tachos significa prontitud, rapidez.[1] En el NT el sustantivo aparece únicamente en la construcción evn ta,cei. La palabra tacu es un adverbio y significa pronto, en seguida, sin demora.[2]
La expresión e;rcomai tacu (vengo pronto) aparece 6 veces en el libro de Apocalipsis (2:16; 3:11; 11:14; 22:7; 22:12; 22:20). La palabra e;rcomai está en la primera persona singular del presente de indicativo de voz media, y se traduce: venir, llegar, regresar, aparecer. El adverbio de tiempo tacu se traduce, pronto, presto, en seguida, rápidamente.[3]
Veamos uno ejemplos de diferentes traducciones del e;rcomai tacu en Ap 22: 20.[4]
1)      El que testifica de estas cosas dice: Sí, vengo pronto.  (LBLA, DHH, NBLH, NVI, CST, PDT)
2)      Aquel que es el testigo fiel de todas esas cosas dice: ¡Sí, yo vengo pronto!
(NTV)
3)      El que da fe de todo esto proclama: — Sí, estoy a punto de llegar. (BLP, BLPH)
4)      El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente, vengo pronto. (RVC)
5)      El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. (RVR1960, RVR1995, RVA)
6)      El que anuncia estas cosas dice: Les aseguro que vengo pronto. (TLA)
En todas estas traducciones el sentido es de algo que está a punto de acontecer, algo que debe suceder en un periodo de tiempo muy breve.
Para Samuel Pérez Millos la expresión e;rcomai tacu significa que “la segunda venida del Señor se producirá en seguida, en breve, lo que expresa otra vez inminencia. No se sabe cuándo va a ocurrir, pero se sabe que va a ocurrir pronto.”[5]



2.      El análisis y la traducción del evn ta,cei

La expresión evn ta,cei significa en seguida, inmediatamente en Hech 12:7; 22:18; pronto, en breve, en Lc 18:18 Hech 25:4. La expresión se  evn ta,cei se encuentra 8 veces en el NT y 2 veces en Apocalipsis.
1) La revelación de Jesucristo, que Dios le dio para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto (evn ta,cei)… (Ap 1:1)
2)…ha enviado su ángel para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto (evn ta,cei). (Ap 22:6)
El sentido en Ap 1:1; 22:6 es de algo que ha de suceder en breve plazo.[6]
El exegeta Robertson analizando el   evn ta,cei  en el contexto en que fue escrito el libro del Apocalipsis, cree que es indudable que las esperanzas de los antiguos cristianos se dirigían a un pronto regreso del Señor Jesús.[7]

II.    El factor tiempo desde la perspectiva del final del tiempo

Teniendo en cuenta que el momento de la segunda venida de Jesús preocupo a los creyentes a lo largo de la historia es conveniente hacer un breve análisis del factor tiempo desde una perspectiva escatológica.
El Nuevo Testamento habla del tiempo preferentemente con las palabras que: indican la duración temporal como cro,noj, el momento puntual kairo,j, el día h`me,ra y la hora w[ra.  Son conceptos que no pueden separarse con absoluta precisión. A veces cro,noj y kairo,j se usan como sinónimos. Sin embargo, muchas veces tienen matices muy diferentes, que hay que tener en cuenta cuando se estudia el factor tiempo en la Biblia.
Debido a los límites del presente trabajo el análisis del tiempo se centra sobre todo en el libro de Apocalipsis y se limita a la palabra kairo,j.

1.      El lenguaje simbólico de Apocalipsis

El libro de Apocalipsis es un libro con un lenguaje sumamente simbólico. Encontramos diferentes elementos simbólicos como, bestias espantosas y extrañas, almas debajo del altar, etc. Para la comprensión del mensaje es necesario comprender el significado de los símbolos y este significado se encuentra en la Biblia, sobre todo en los libros del AT.
En este punto planteamos la primera cuestión, ¿no será que el tiempo escatológico, el tiempo que tiene que ver con los eventos finales debería ser interpretado de manera diferente del tiempo común? ¿No será que el periodo de tiempo hasta la segunda venida de Cristo deberíamos verlo diferente del tiempo en que nosotros nos movemos?


2.      Cumplimento inmediato y cumplimiento escatológico

Como se anticipó anteriormente el tiempo en la Biblia se usa con diferentes significados dependiendo del lenguaje y del propósito del autor. El contexto en que se encuentra la referencia nos permite interpretar correctamente el significado. Por ejemplo el factor tiempo en una profecía no es lo mismo con el tiempo en una narración histórica.
La palabra tacoj con sus diferentes formas se encuentra en diferentes libros del NT. A continuación se presentan ejemplos del uso de esta palabra.
1)      Ella, cuando lo oyó, se levantó de prisa (tacu) y fue a él. (Jn 11:29)
2)      Y ellas, alejándose a toda prisa (tacu) del sepulcro con temor y gran gozo, corrieron a dar las noticias a sus discípulos. (Mt 28:8)
3)      Pero el padre dijo a sus siervos: "Pronto (tacu); traed la mejor ropa y vestidlo, y poned un anillo en su mano y sandalias en los pies; (Lc 15:22)
4)      Vi al Señor, que me decía: "Date prisa y sal prontamente (evn ta,cei)  de Jerusalén, porque no recibirán tu testimonio acerca de mí". (Hech 22:18)
En todos estos ejemplo las palabras tacu y evn ta,cei se refieren a hechos que ocurrieron de inmediato o en un periodo muy corto de tiempo.
Hay otro ejemplo cuando el apóstol Pablo expresa su deseo de ver a Timoteo y le dice: Esto te escribo, aunque tengo la esperanza de ir pronto (evn ta,cei) a verte. (1Tim 3:14) En este caso probablemente Pablo no esperaba que el pronto ocurriera de inmediato.
También hay ejemplos cuando evn ta,cei no puede ocurrir de inmediato.
1)      Y el Dios de paz aplastará muy pronto (evn ta,cei)   a Satanás bajo vuestros pies.  (Rom 16:20)
2)      Os digo que pronto (evn ta,cei) les hará justicia... (Lc 18:8)
En los ejemplos presentados se puede ver una diferencia en el uso del tacu y evn ta,cei. en los textos del NT. Los primeros cuatro ejemplos apuntan claramente a un cumplimiento inmediato en cambio los últimos dos apuntan hacia un cumplimiento escatológico. El paso de más de 19 siglos desde cuando se hicieron las últimas dos afirmaciones de Pablo y Jesús, nos obligan a reconocer que hay una clara diferencia en el uso del evn ta,cei. Estos ejemplos nos muestran que debemos ser cuidadosos a la hora de traducir y de comprender la brevedad o la duración del pronto en la Biblia.
3.      Análisis del tiempo en Apocalipsis

En el libro de Apocalipsis encontramos dos veces la expresión o` kairo.j ga.r evggu,j evstin.. (Ap 1:3; 22:10) En la mayoría de las Biblias en castellano se traduce el tiempo esta cerca.
1)      Y me dijo: "No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca (o` ga.r kairo.j evggu,j). Ap 1:3
2)      Bienaventurado el que lee y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas, porque el tiempo está cerca (kairo.j ga.r evggu,j evstin). Ap 22:10
Para los autores del Diccionario Exegético del Nuevo Testamento la expresión kairo.j ga.r evggu,j evstin  significa que el tiempo escatológico está cerca.[8]
Robertson ve en kairo.j un tiempo de crisis. Para él la palabra kairo.j significa un tiempo definido y particular, pero no podemos determinarlo.[9]
Para Baumgarden  kairo.j a diferencia de cro,noj significa a menudo el tiempo que escatológicamente se ha cumplido, el tiempo de la decisión. Muchas veces designa el tiempo que queda hasta que lleguen la parusía y el juicio. (1Cor 7:29; 4:5; Gal 6:9; 1Tes 5:1).[10]
De acuerdo con  Kittel kairo.j significa primeramente punto decisivo en el tiempo, pero con más énfasis en la designación divina que en la exigencia ética.[11] En general en la Biblia kairo,j, se emplea para indicar un tiempo oportuno para realizar una actividad especial, específicamente un hecho realizado por Dios, es un tiempo en el que Dios decide actuar.[12]
En Apocalipsis hay también otras referencias a un periodo corto de tiempo. Por ejemplo:
1)      Y se les dio a cada uno, una vestidura blanca; y se les dijo que descansaran un poco más de tiempo (cro,noj) … Ap 6:11
2)      … Satanás sabe que tiene poco tiempo (kairo.j). Ap 12:12
3)      Las naciones se airaron y tu ira ha venido: el tiempo (kairo.j) de juzgar a los muertos… Ap 11:18
En todos estos casos se puede ver que el poco tiempo es un tiempo en contexto escatológico, el tiempo del fin. Aunque la Biblia usa la expresión poco tiempo, desde nuestra perspectiva humana no es tan corto, son más de 1900 años. Sin embargo este lenguaje esta en perfecta armonía con la expresión vengo pronto del libro de Apocalipsis.
Como conclusión podemos decir que kairo.j en el libro de Apocalipsis cuando apunta a eventos escatológicos futuros no puede ser tomado como un periodo de tiempo corto. Es un tiempo que Dios lo conoce, lo estableció pero no sabemos cuando ocurrirá.
En el libro de Apocalipsis como en todo el NT observamos dos perspectivas diferentes sobre el tiempo. Por un lado hay expresiones como el tiempo está cerca (Ap 1: 3). Por otro lado hay ciertas profecías que apuntan a un intervalo más largo de tiempo para su cumplimiento, por ejemplo una persecución de la Iglesia por parte del dragón durante un periodo tres tiempos y medio proféticos (1260 años literales). (Ap 12:14)
Asimismo en el NT hay otras alusiones de Jesús o de sus discípulos de que el tiempo es corto y de que la segunda venida está cerca y afirmaciones claras de que el fin no será antes de ciertos acontecimientos y que todavía hay que esperar.
-          el novio tardaba… (Mt 25:5)
-          no vendrá (el fin) sin que primero venga la apostasía… (2Ts 2:3)
-          pero aún no es el fin… (Mt 24:6)
-          este evangelio del reino será predicado en todo el mundo… entonces vendrá el fin. (Mt 24: 14)
 No es el propósito de este trabajo de hacer comparaciones entre las diferentes afirmaciones bíblicas sobre el momento de la segunda venida. Simplemente  se puede ver que entre estas dos diferentes formas de hablar hay una cierta tensión que requiere un cuidadoso estudio.
  
III.  Diferentes interpretaciones del e;rcomai tacu

Como se mencionó anteriormente la expresión e;rcomai tacu  se repite 6 veces en el libro de Apocalipsis. Síes veces Jesús declaro que viene pronto.
En este capítulo se presenta una síntesis de las interpretaciones que se dieron a las palabras de Jesús “vengo pronto”
 
1.      Perspectivas diferentes sobre el tiempo

Hay autores que hablan de una diferencia entre una perspectiva terrenal y una perspectiva celestial del tiempo. Ellos sugieren que cuando Dios o Jesús hablan de poco tiempo hablan desde su perspectiva. Para Dios, 2000 años es poco tiempo, no es nada en comparación con la eternidad. Sin embargo nosotros medimos el tiempo desde nuestra perspectiva terrenal y para nosotros 2000 años es mucho tiempo.
Comentando las afirmaciones del libro de Apocalipsis sobre el pronto regreso de Jesús, Robertson dice: que tachu y en tachei son según el tiempo de Dios, y no del nuestro.[13]
“Dios transciende el tiempo y no se sujeta a nuestro concepto de tardanza o prontitud al trascender a la dimensión temporal… Es el hombre quien se mueve en un marco temporal, en el seno de un universo espacio-temporal creado por Dios, con puntos de referencia especiales y temporales también dados por Dios al hombre y así usados en la Biblia.”[14]
            Martyn Lloyd-Jones piensa algo parecido diciendo que, cundo Dios hace una declaración debemos recordar que para Dios, 1000 años son como un día y un día como 1000 años (2P 3:8). El término “tiempo”, cuando se piensa desde el lado divino, siempre conlleva ese pensamiento. No debemos tomar, pues, nuestras ideas del tiempo y trasladarlas a semejante declaración.[15]
            Arnold Wallenkampf también dice: Al reflexionar en la ocasión de la segunda venida de Cristo, nos estamos refiriendo al tiempo desde el punto de vista de Dios. Y para Dios hasta mil años pueden significar un lapso corto, según lo que dice el apóstol Pedro (2P 3:8). Dios no es como nosotros. Dios es mayor que el tiempo y no se limita a una perene concepción del ahora temporal. [16]
Los pensamientos de Dios son superiores a los nuestros. (Is 55: 8). Y Dios tampoco considera el tiempo en la forma como lo hacemos nosotros. (Sal 90: 1)[17]
Según este punto de vista cuando Jesús nos dice vengo pronto está hablando desde su perspectiva divina de tiempo. Aunque Jesús en su omnisciencia sabía que pasarán más 1900 años, para él 1900 años es muy poco tiempo, por eso podía perfectamente decir vengo pronto sin contradecirse.
Este argumento reconoce la transcendencia de Dios, el hecho de que él está más allí de nuestras capacidades limitadas de comprensión y por lo tanto debemos hacer el esfuerzo de ver el tiempo desde el lado de Dios. Sin embargo este pensamiento tiene su debilidad. Invariablemente surge la pregunta ¿Por qué Dios no se adapta a la manera humana de vivir el tiempo? ¿No debería hablarnos a nuestra capacidad de comprender el tiempo?

2.      La brevedad de la vida humana

Otros autores afirman que el pronto regreso de Jesús en su segunda venida es una experiencia individual y personal. Nadie espero 2000 años. En realidad cada creyente no espero más que sus años de vida, que pueden llegar hasta 60 o como mucho a 70 años.
Según la Biblia la muerte no es más que un estado de absoluta inconciencia para la persona que falleció, no hay más tiempo. Si una persona ha muerto 1000 años atrás y otra muere un día antes del retorno de Jesús para los dos el tiempo de espera ha sido el mismo, es decir un segundo. Entre la muerte y la resurrección no es más que un instante. El siguiente momento después de la muerte es la segunda venida de Jesús.
Desde este punto de vista 60 o 70 años (aunque la mayoría mucho menos) de espera es poco tiempo. Comparando la vida del hombre con la eternidad de Dios que la mente humana no puede comprender, unos pocos años de espera no son más que muy poco tiempo.


3.      Pronto como un deseo de Dios

El Comentario Bíblico Adventista (CBA) sugiere que las declaraciones en el Apocalipsis y en otros pasajes bíblicos respecto a la inminencia del retorno de Cristo, deben entenderse dentro de los límites del gran conflicto.[18] En este sentido el CBA ve en estas declaraciones una profecía condicionada del cumplimento por parte de la Iglesia de la obra que Dios le encomendó, de preparar el camino para la segunda venida de Jesús.
Siguiendo con esta argumentación el CBA añade: “Por lo tanto, es claro que aunque la segunda venida de Cristo no depende de ninguna condición, las repetidas declaraciones de las Escrituras de que su venida era inminente estaban condicionadas por la respuesta de la iglesia a la exhortación de que terminara la obra de predicar el Evangelio en su generación.
 Jesús hubiera venido muy pronto si la iglesia hubiese hecho la obra que se le encomendó.  La iglesia no tenía derecho a esperar a su Señor porque no había cumplido con las condiciones.[19] 
La pregunta que surge aquí es la siguiente ¿no sabía Dios que la Iglesia no cumplirá con el mandato en el tiempo deseado por El? Por supuesto que Dios sabía cuál iba a ser la respuesta humana. Entonces ¿Por qué dijo vengo pronto? Con respecto a esto los autores del CBA consideran que las afirmaciones vengo pronto expresan más bien el deseo de Dios que la realidad.
De modo que las declaraciones del ángel del Apocalipsis a Juan respecto a la inminencia del regreso de Cristo para poner fin al reinado del pecado, deben ser entendidas como una expresión de la voluntad de Dios y de su propósito.  Dios nunca ha pensado en demorar la consumación del plan de salvación; siempre ha expresado su voluntad de que el regreso de nuestro Señor no se retarde mucho. Por consiguiente, las siete declaraciones del Apocalipsis respecto a la proximidad de la venida de Cristo deben entenderse como una expresión de la voluntad y el propósito de Dios, como promesas expresadas condicionalmente, y no como declaraciones basadas en el conocimiento previo de Dios.[20]
           
            Este punto de vista aunque incompleto tiene algo de coherencia con lo que revela la Biblia. La Biblia expresa reiteradamente el deseo de Jesús de volver y poner fin al mundo del pecado. Por otro lado es muy difícil comprender que es lo que se interpone o demora para que Dios ponga fin al Gran Conflicto.

4.      Las posiciones dispensacionalista y católica

El mundo evangélico o los dispensacionalistas entienden de manera diferente las palabras vengo pronto. Por ejemplo cuando habla de pronto, Adam Clarke dice que “estas palabras deben ser entendidas como referentes al comienzo de los acontecimientos predichos; como si dijera: dentro de poco se pondrá en movimiento el tren de estas visiones.[21]
El Comentario Bíblico Matthew Henry dice: “Este vocablo (en tákhei) no indica que los sucesos descritos en este libro hayan de ocurrir necesariamente pronto, sino que, cuando comiencen a suceder, se sucederán rápidamente”[22]
A primera vista esta explicación es buena, sin embargo el fallo está en explicar las profecías desde el enfoque futurista. Es decir, considerar que las profecías del libro Apocalipsis desde el capítulo 4 hasta el final se cumplirán en un futuro después del rapto secreto (una idea ingenua y sin base bíblica).
Siguiendo esta línea el Comentario Bíblico Beacon, considera que la expresión “porque el tiempo está cerca” (Ap 22:10), se puede justificar solamente con el hecho de que las predicciones de Apocalipsis 4-20 tendrán un cumplimiento completo en el futuro.[23]
Por otro lado la interpretación católica es muy diferente. Por ejemplo el profesor católico José Salguero, comentando  porque el tiempo está cerca (Ap 1:3), dice: … la literatura apocalíptica suele insistir en que los hechos que predice sucederán pronto o inmediatamente. De donde hemos de  deducir que la proximidad de ejecución de los hechos, anunciados por los escritos proféticos y apocalípticos, es relativa, y no hemos de interpretarla según nuestras maneras de pensar actuales.[24]
Con respecto a vengo presto (Ap 22:7), él dice: La venida de Jesús aquí, como la venida de Yahvé en el AT, puede tener lugar en diversos tiempos y según la obra que venga a realizar. Siempre que el Señor interviene en la historia de una manera especial, puede decirse que se ha producido una venida suya. Así, la venida puede ser más o menos pronta. Para cada cristiana en particular, la venida de Cristo tiene lugar en la muerte individual, pues con ella se decide su destino eterno.[25] 
La idea católica de la venida de Cristo en el momento de la muerte de la persona se debe a una comprensión errónea del estado de la persona muerta. La Biblia enseña que los muertos ya no saben nada y que no hay ninguna alma inmortal que sobrevive a la muerte del cuerpo. También enseña que Cristo recompensara a los creyentes en su segunda venida y no en el momento de la muerte.
Como dice Robert H. Mounce, es mejor considerar esta declaración “vengo pronto”, como fidedigna y aceptar la dificultad que plantea una perspectiva inminente del tiempo del fin en lugar de reinterpretarla en el sentido de que Jesús “viene” en la crisis de la vida y especialmente en la muerte de cada persona. [26]
Además de estas interpretaciones presentadas hay muchas más. Hay quienes creen que Jesús ya ha venido y ha cumplido con el vengo pronto. Otros creen que las declaraciones tenían el propósito de animar y de advertir a los creyentes.

5.      El vengo pronto como un error

Algunos afirman que Jesús al decir vengo pronto simplemente se equivocó. Alberto Schweitzer fue el primero en acuñar la expresión "el retraso de la Parusía".[27] Según su punto de vista, Jesucristo mismo esperaba que la Parusía ocurriese y que el reino escatológico viniese antes de que los discípulos hubiesen terminado su predicación en las ciudades de Israel (Mt. 10:23). Cuando los discípulos regresaron y esto no sucedió, Jesús se dio cuenta de que se había equivocado y este fue el "primer retraso de la Parusía". Entonces Jesús comenzó a pensar que debía traer el reino a través de su propio sufrimiento y de su muerte, pero estaba equivocado aun en esto, y fue así que él murió como un hombre totalmente desilusionado.
Schweitzer representa el punto de vista de la escatología consistente, como también lo hacen Fritz Buri y Martín Werner. Según esta escuela, Jesús estaba equivocado y no sólo respecto del tiempo de su Parusía, sino también respecto a todo el marco escatológico en el cual él había colocado su reino. En términos simples, lo que pasó durante la vida de Jesucristo demuestra que no ha de haber ninguna Parusía o futuro reino escatológico.[28]
Esta posición extremista es inaceptable debido a que desautoriza tanto la Biblia como a Jesús. La verdad es que ni la Biblia ni Jesús se equivocaron y la explicación debe estar en un estudio más cuidadoso y con más confianza en la autoridad de la Palabra de Dios.

IV.            El momento de la segunda venida

A lo largo de la historia los creyentes se han preguntado ¿cundo vendrá Jesús? ¿Cuándo será la segunda venida?
No pocos han sido los que buscaron pistas en la Biblia para poder averiguar el momento del advenimiento. Muchos incluso fijaron y algunos siguen fijando fechas para este evento. Sin embargo la Biblia deja bien claro que nadie puede saber la fecha del retorno de Jesús.
Los apóstoles también tuvieron preocupación para saber cuándo su Señor regresara. Al principio cuando estaban con Jesús  parece que ellos creían que el regreso de Jesús será en sus días. Incluso le preguntaron: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Pero Jesús les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos (cro,nouj) o las ocasiones (kairou.j) que el Padre puso en su sola potestad. (Hech 1:6,7)
Después de esta aclaración los apóstoles entendieron que el tiempo de la segunda venida está oculto para ellos y que su regreso es inminente, puede suceder en cualquier momento.
En este sentido el NT no da más razón a la elección que Dios hace de los  kairou.j  que la propia autoridad de Dios. Por tal razón no es dado a los hombres, ni siquiera a los discípulos, el conocer la fecha de los kairou.j que han de venir. [29]
Con respecto al momento de su retorno Jesús lo dejo muy claro: Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre. (Mc 13:32) Jesús quiere que sus discípulos vivan con el sentido de la inminencia, preparados en cualquier momento. Guardarse de la tentación de fijar fechas o interpretar ciertos eventos desde una perspectiva de urgencia.
Jesús también dijo que el Hijo del hombre vendrá como un ladrón en la noche (Mt 24,43 1Tes 5,2 Ap 3,3). A pesar de las claras advertencias de la Escritura su advenimiento será una gran sorpresa para todos aquellos que no le hicieron caso.
En Mateo 24, Jesús habló a los discípulos sobre la segunda venida y el fin del mundo. En Mt 24:42-44, Jesús insiste en la preparación, velad. La misma idea la vuelve a repetir en Mt 25:13.  En todo su sermón insta a los discípulos a estar vigilando e ser preparados. En otras palabras “no es importante para vosotros saber el momento de la segunda venida, y como no lo sabéis sed listos, puedo venir en cualquier momento”.
Los apóstoles siguen el mismo discurso. (Ro 3:12; Ef 6:14; 1Ts 5:8; 1P 3:15). Tenemos que ser preparados cada día porque la segunda venida de Jesús está cerca, hay que vivir la vida cristiana con esperanza a la espera del glorioso evento.
Martyn Lloyd-Jones, habla muy bien sobre la actitud cristiana con respecto al retorno de Jesús cuando dice: Nuestra preocupación con respecto a la Segunda Venida del Señor debería ser siempre en términos de nuestra relación con Él, y a menos que tenga en nosotros el efecto de hacer que nos esforcemos en ser santos y estar preparados para ese gran día, entonces ha habido algo equivocado en la forma en que lo hemos estado enfocando.[30]

V.   Aplicación para la iglesia del siglo XXI

La Biblia deja muy claro que Dios es el Señor del tiempo, fue su privilegio determinar la hora definitiva para la consumación de su reino (Hech 1:6,7).  Ni los ángeles ni tan siquiera Jesús sabían cuando llegaría el escatológico día del Señor (Mc. 13:32). El tiempo aparece en la Biblia en relación concreta con la historia de la salvación, un kairo,j , un tiempo de Dios, en el cual él decide la consumación de la obra de Jesucristo.
Dios quiso y quiere que en cada época los creyentes vivan con la perspectiva de la inminencia, con la perspectiva de que el fin está cerca, de que la venida de Cristo está muy cerca, con una perspectiva de preparación diaria.
Debido a propósitos que están fuera de la comprensión humana Dios, no dio a saber la fecha de la segunda venida de Jesús. El creyente está tentado a hacer los preparativos en base a un calendario preciso. Por otro lado Dios hablo en términos de “cerca” y “pronto” para animar y motivar al creyente en la preparación. Esta preparación debe ser motivada por amor al Señor y no por una fecha concreta que se acerca.
De ninguna manera Dios engaño cuando dijo cerca y pronto, en su plan divino esta perspectiva de la inminencia tiene un propósito bien claro. Al mismo tiempo nos dio indicios en forma de profecías que apuntan a eventos futuros, para saber que hasta la venida de Cristo todavía había que pasar cierto tiempo. 
Debido a que no sabe ni el día ni la hora, el discípulo fiel debe vivir su vida desde una perspectiva de inminencia, porque; las señales indican que su venida está cerca, por la fragilidad del ser humano, la muerte le puede venir en cualquier momento, porque Jesús hizo una promesa firme de que pronto volverá. Por todo eso el creyente debe vivir con esperanza, preparándose cada día para encontrarse con su Señor.
Después de más de cincuenta años de predicar el pronto regreso de Jesús, en 1903 Ellen White tenía la siguiente perspectiva del futuro y de la venida de Cristo.
El Señor vendrá pronto y debo estar preparada para encontrarme con Él en paz. Estoy segura de que el mundo está madurando para el último gran conflicto. Estoy decidida a hacer todo lo que este en mi poder para impartir luz a los que me rodean. No debo estar triste, sino gozosa, y debo mantener siempre delante de mí al Señor Jesús. El viene pronto y debemos estar listos y esperando su venida. Oh, cuan glorioso será verlo y ser salvado por sus méritos. Hemos esperado mucho, pero nuestra fe no debe debilitarse. Debe hacerse más fuerte a medida que vemos cumplirse las señales de los tiempos. El fin está cerca y debemos poner todas nuestras energías en la obra de prepararnos para trasladarnos de esta escuela inferior a la escuela de más arriba.[31]

Conclusión

E presenta trabajo ha procurado comprender el significado de las palabras de Jesús vengo pronto. En este sentido se ha hecho un breve análisis de algunas palabras que se usan en la Biblia para expresar tiempo. También se ha hecho un análisis general sobre la perspectiva de la inminencia de la segunda venida de Jesús.
Las conclusiones más importantes son; en primer lugar es intencional en la Biblia el uso de un vocablo que apunta a un inminente regreso de Jesús. El propósito de la Biblia es de despertar y de animar a la preparación.
En segundo lugar la exegesis de las palabras originales para pronto y vengo pronto confirman que la traducción es correcta. Las palabras tacu y e;rcomai tacu apuntan a algo que debe suceder de inmediato. Sin embargo hemos visto que en las profecías cuando se relacionan con eventos del tiempo del fin estas palabras tienen un sentido escatológico.
En tercer lugar hemos considerado varias interpretaciones del vengo pronto. Las más importantes son;  perspectivas diferentes sobre el tiempo, la brevedad de la vida humana y pronto como un deseo de Dios. Aunque tomadas individualmente parecen incompletas, juntos estas tres interpretaciones nos dan una comprensión mejor del vengo pronto.
La Biblia presenta un Dios, eterno y atemporal, quien creo un marco temporal para la humanidad en el cual ella se mueve. Aunque es eterno y no es sujeto a nuestro tiempo, Dios lo respeta y trabajo con la humanidad desde esta perspectiva de tiempo. Para cumplir con el plan de la salvación Dios irrumpió en el espacio temporal de nuestra historia y marco unos puntos concretos (fechas) de intervenciones en la historia del tiempo. El tiempo así como lo conocemos se acabara. Es largo o es breve, depende con que perspectiva lo miremos. Visto desde la eternidad, el tiempo histórico-humano no es más que un pedazo de la eternidad.
A través de la obra redentora de Jesús ya estamos en el tiempo del fin, esperando la culminación de este con la segunda venida de Cristo. En este sentido el conocido autor Oscar Cullmann decía: La esperanza de la victoria final es tanto más intensa cuanto que se funda en la convicción inconmovible de que la victoria ya ha sido ganada. Con estas palabras, él dice que Cristo es el centro y, a partir de él, se despliega un tiempo nuevo, el tiempo intermedio, el que está entre el «ya sí» y el «todavía no».[32] Largo o corto la historia de la humanidad caída y la historia de su salvación tiene un tiempo fijado por Dios para su culminación, una culminación que el creyente espera con ansia.
Las ideas presentadas en el trabajo no son más que un intento de solucionar una de las dificultades de la Biblia. Hay que reconocer que este análisis y estas explicaciones probablemente son insuficientes. También hay que reconocer que el tema de la cercanía del fin requiere mucho más estudio. En este sentido Jesús dijo Escudriñad las Escrituras. (Jn 5:39) Por eso el estudio sobre este tema sigue abierto. Personalmente tengo la esperanza de que a medida que nos acerquemos al momento de la segunda venida el asunto del vengo pronto se comprenderá y se vivirá cada vez mejor. 




Bibliografía

1.      BALZ, Horst, SCHNEIDER, Gerhard. Diccionario Exegético de Nuevo Testamento. Salamanca: Ediciones Sígueme, 2002, TOMO I, pp. 2454
2.      BALZ, Horst, SCHNEIDER, Gerhard. Diccionario Exegético de Nuevo Testamento. Salamanca: Ediciones Sígueme, 2002, TOMO II,  pp. 2214
3.      Biblia Comentada. Profesores de Salamanca. Madrid: Editorial Católica MCMLXIV, 1965, Tomo VII; pp. 547
4.      CLARKE, Adam. Comentario de la Santa Biblia. Kansas City: Casa Nazarena de Publicaciones, Tomo III, 1976, pp. 716
5.      HARPER, A. F. y et al., Comentario Bíblico Beacon. Kansas City: Casa Nazarena de Publicaciones, Tomo X; 1982, pp. 641
6.      HENRY, Matthew. Comentario Bíblico. Barcelona: Editorial Clie, 1999, pp. 1999
7.      HOEKEMA, Anthony. La Biblia y el Futuro. Gran Rapids: Libros Desafíos, pp. 234
8.      LLOYD-JONES, Martyn. La iglesia y las últimas cosas. Ciudad Real: Editorial Peregrino, 2002, pp. 291
9.      MOUNCE, Robert H. Comentario al libro del Apocalipsis. Barcelona, Editorial Clie, 2007, p. 538 (546)
10.  NEALL, Ralph E. ¿Cuánto aun faltara Señor? Bogota: APIA, 1988, pp. 176
11.  NICHOL, Francis D. y et al., Comentario Bíblico Adventista del séptimo día; Boise, Idaho: PPPA, 1990, Tomo VII; pp.1001
12.  ROBERTSON, A. T. Comentario al texto griego del Nuevo Testamento. Barcelona: Clie, 2003, pp. 766
13.  TAMAYO-ACOSTA, Juan-José. Para comprender la Escatología Cristiana. Estella, Navarra: Verbo Divino, 1993, pp. 316
14.  WALLENKAMPF, Arnold. La demora Aparente. Bogotá: API, 1996, pp. 161
15.  Programa informático Bible Works 7
17.  http://www.recursosteologicos.org/Teologia-biblica.htm  Trabajo de Josué Guerrero Gutiérrez Contraste entre XRONOS, KAIROS Y ESJATOS. Según el Evangelio de Juan: Aportes a la teología escatológica, pp. 158




[1] BALZ, Horst, SCHNEIDER, Gerhard. Diccionario Exegético de Nuevo Testamento. Salamanca: Ediciones Sígueme, 2002, TOMO II, p. 1694
[2] Idem, p. 1694
[3] MILLOZ, Samuel Pérez. Comentario Exegético al texto del NT, Apocalipsis. Barcelona, Editorial Clie, 2010, p. 1335
[4] http://www.biblegateway.com/verse/es/Apocalipsis%2022%3A20
[5] MILLOZ, Samuel Pérez. Op. cit., p 1335
[6] BALZ, Horst, SCHNEIDER, Gerhard. TOMO II, Op. cit., p. 1694
[7] ROBERTSON, A. T. Comentario al texto griego del Nuevo Testamento. Barcelona: Clie, 2003, p. 723
[8] BALZ, Horst, SCHNEIDER, Gerhard. Diccionario Exegético de Nuevo Testamento. Salamanca: Ediciones Sígueme, 2002, TOMO I, p. 2148
[9] ROBERTSON, A. T. Op. cit., p. 38                                                                
[10] BALZ, Horst, SCHNEIDER, Gerhard. TOMO I, Op. cit., p. 2142
[11] GUTIÉRREZ, Josué Guerrero. Trabajo: Contraste entre XRONOS, KAIROS Y ESJATOS. Según el Evangelio de Juan: Aportes a la teología escatológica, p. 55; http://www.recursosteologicos.org/Teologia-biblica.htm.
[12] Idem, p. 59
[13] ROBERTSON, A. T. Op. cit., p. 764
[14] Idem, p. 681
[15] LLOYD-JONES, Martyn. La iglesia y las últimas cosas. Ciudad Real: Editorial Peregrino, 2002, p. 117
[16] WALLENKAMPF, Arnold. La demora Aparente. Bogotá: APIA, 1996, p. 52, 53
[17] Idem, p. 56
[18] NICHOL, Francis D. y et al., Comentario Bíblico Adventista del séptimo día; Boise, Idaho: PPPA, 1990, Tomo VII; p. 746
[19] NICHOL, Francis D. y et al., Op. cit., p. 746
[20] Idem, p. 747
[21] CLARKE, Adam. Comentario de la Santa Biblia. Kansas City: Casa Nazarena de Publicaciones, Tomo III, 1976, p. 688
[22] HENRY, Matthew. Comentario Bíblico. Barcelona: Editorial Clie, 1999, p. 1921
[23] HARPER, A. F. y et al., Comentario Bíblico Beacon. Kansas City: Casa Nazarena de Publicaciones, Tomo X; 1982, p. 638
[24] Biblia Comentada. Profesores de Salamanca. Madrid: Editorial Católica MCMLXIV, 1965, Tomo VII; p. 327
[25] Biblia Comentada. Profesores de Salamanca. Op. cit., p. 541
[26] MOUNCE, Robert H. Comentario al libro del Apocalipsis. Barcelona, Editorial Clie, 2007, p. 538
[27] HOEKEMA, Anthony. La Biblia y el Futuro. Gran Rapids: Libros Desafíos, p. 99
[28] HOEKEMA, Anthony. Op. Cit., p.99
[29] http://www.recursosteologicos.org/Teologia-biblica.htm. Trabajo de Josué Guerrero Gutiérrez, Op. cit., p. 115

[30] LLOYD-JONES, Martyn. Op. cit., p. 115
[31] Carta 94, 1903, p. 1: cita del libro de NEALL, Ralph E. ¿Cuánto aun faltara Señor? Bogota: APIA, 1988, p. 176
[32] Citado por TAMAYO-ACOSTA, Juan-José. Para comprender la Escatología Cristiana. Estella, Navarra: Verbo Divino, 1993, p. 140

No hay comentarios:

Publicar un comentario